viernes, noviembre 19, 2004

Una aplicación informática que fomenta el autoaprendizaje interactivo, útil contra el fracaso escolar.

Noticias.com - 15/11/2004

Investigadores de la Universidad de Zaragoza y el Centro de Cálculo Bosco han creado una aplicación informática innovadora, que emula a un profesor particular, para hacer frente al fracaso escolar en las materias de lengua, matemática e inglés en la Educación Secundaria Obligatoria, que está especialmente pensado para el medio rural, donde los alumnos con problemas no tienen tantas facilidades para acudir a clases particulares.

Su elaboración ha sido posible gracias a un proyecto financiado por el Ministerio de Educación durante cuatro años con unos 361.445 euros en el que que han participado 30 personas y que ha estado liderado por tres investigadores de la Universidad de Zaragoza y el Centro de Cálculo Bosco.

Los investigadores son Santiago Molina, catedrático de Ciencias de la Educación, Miguel San Miguel, catedrático de Estadística, y Correas, catedrático de Matemática Aplicada del Centro Politécnico Superior.

Santiago Molina, director del proyecto, explicó su carácter innovador porque "hasta ahora casi todos los productos didácticos de informática están pensados para apoyar al profesor y en este caso está dirigido a los alumnos" ya que se trata de "un autoaprendizaje asistido".

Además, que en este caso no sólo se trata de unos ejercicios o unidades para que haga el alumno, sino que hay "un planteamiento pedagógico" y la aplicación ha sido experimentada este año con 62 alumnos de la ciudad de Zaragoza y provincia durante seis meses, con un resultado satisfactorio, ya que todos los alumnos han aprobado las tres materias y los padres aseguraron que "han notado un cambio radical en la actitud de sus hijos hacia el estudio".

Molina agregó que otra de las bondades de esta herramienta informática es que de manera previa a su elaboración se realizó un diagnóstico de la situación, que permitió detectar que en el 90 por ciento de los casos de fracaso escolar en el caso de estudiantes con una inteligencia normal o superior a la media se debe a la desmotivación en el aprendizaje.

Por eso, el miembro del Centro de Cálculo Bosco, Miguel Ángel Sánchez, explicó que las unidades que contienen esta aplicación "no intentan copiar el libro" sino que "provoca la motivación del alumno a través de la interactividad" de forma que "aprendan jugando". En primer lugar, se le ponen ejemplos, luego se le pide al alumno que sea él quien solucione problemas, y, en tercer lugar, un profesor le evalúa.

La interactividad también está presente en la posibilidad de que el alumno puede consultar sus dudas con un profesor a través del correo electrónico, los chats y de una vídeo cámara que se incluye dentro de la instalación informática para fórmulas y otros elementos que no puedan ser reproducidos por el teclado del ordenador.

HACER FRENTE AL FRACASO ESCOLAR

Esta herramienta está dirigida a alumnos de la ESO porque, según comentó Molina, en el diagnóstico previo de la situación se detectó que en este nivel educativo el fracaso escolar "sobrepasa lo límites y empieza a ser preocupante", algo que consideró "grave" por tratarse de una etapa obligatoria.

En concreto, Molina comentó que el fracaso escolar se encuentra en el 30,3 por ciento para España y en el 20,3 por ciento en Aragón teniendo en cuenta el porcentaje de alumnos que han finalizado la ESO sin título.

El catedrático e investigador precisó que "muchas veces se ha dicho que la causa del fracaso escolar está en las familias, en la emigración, en la falta de medios económicos, en el elevado número de alumnos por aula o porque el profesor está mal preparado".

Molina puso en duda todos estos argumentos porque "entre sexto de Primaria y primero de la ESO todas estas condiciones son similares", y, sin embargo, "difiere el nivel de fracaso escolar"
.

MATERIAS ELEGIDAS

José Manuel Correas, otro de los investigadores del proyecto, indicó que las materias elegidas -- matemáticas, lengua e inglés-- "sirven todas ellas para la comunicación, la primera para el lenguaje científico y las segundas para comunicar a la persona".

En una segunda fase, continuó, "y si la primera tiene éxito", se contempla también la incorporación de las materias que faciliten el conocimiento del entorno como son la Física y la Química.

DIFUSIÓN DE LA APLICACIÓN

En lo que se refiere a la forma en que se puede acceder a esta herramienta, hay varias opciones. Por un lado, se podría realizar un convenio entre la Universidad y un ayuntamiento del medio rural o de un barrio, para la instalar un aula a la que pudieran acudir los alumnos.

Otro de los investigadores del proyecto, Miguel San Miguel, precisó que una familia también podría pedir que se instalara en su domicilio, además de que los demandantes de esta aplicación también podrían ser los colegios.

No obstante, los responsables de este proyecto están a la espera de una reunión con el rectorado de la Universidad de Zaragoza para analizar distintas alternativas, como la creación de una empresa o de un consorcio entre investigadores, empresa y Universidad, para gestionar este proyecto, la instalación de los equipos informáticos y la contratación del profesorado.

SIMPOSIUM

Esta herramienta ha sido presentada hoy en rueda de prensa y se dará a conocer en un simposium sobre Aplicaciones de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación en la Solución del Fracaso Escolar que se celebra esta semana en el Edificio Paraninfo de la Universidad de Zaragoza.

En él se analizarán las posibilidades de internet para ayudar el problema que supone el fracaso escolar, especialmente en las áreas rurales y en los colectivos sociales menos favorecidos.

El simposium está dirigido a directores de centros educativos, asociaciones de padres y de barrios, miembros de ayuntamientos y consejos comarcales, a quienes se les informará sobre la nueva aplicación.