domingo, noviembre 14, 2004


La imaginación y la creatividad se desarrollan ligadas al juego y a la curiosidad sin aparente finalidad práctica. Se alimentan de lo que se vive y experimenta cotidianamente, y crean un modo de ver, una manera de representarse la realidad. Son el punto de partida para articular ideales, utopías y propuestas de mundos posibles, de escenarios preferibles entre otros muchos igualmente posibles porque sirven mejor a los fines importantes de la vida. Estos escenarios alternativos y su posibilidad se cargan de contenidos esquemáticos y de objetos posibles en la infancia, y durante el desarollo posterior se van perfilando, contrastando y revisando hasta adquirir fuerza suficiente como para materializarse en el entorno social o profesional.
-------
Nótense los labios pintados de estas pececitas que pasean coquetas y sin preocupaciones.
Ojidigital Press